dimecres, 21 de maig de 2014

Unitat 2 El Món Iber



Introducción

Los iberos inicialmente se asentaron a lo largo de la costa oriental de España y, posiblemente, más adelante se propagaron por parte de la península ibérica.

Las sucesivas llegadas de fenicios, griegos y cartagineses aportaron rasgos fundamentales en la cultura ibérica.

Heroicos guerreros y hábiles artesanos, esta cultura representa un conjunto de los pueblos más avanzados de la península ibérica durante el primer milenio antes de Cristo.

Distribución jerárquica de la sociedad.

La casta de guerreros y nobles se situaba en lo alto de esta jerarquía y era la que contaba con más poder y prestigio. Poseían caballos y armas, esto era una clara evidencia de pertenecer a la clase más pudiente.

La casta de sacerdotes también tenía gran importancia dentro de la sociedad íbera y estaba formada mayoritariamente por mujeres.

La casta de los artesanos era fundamental para el bienestar de la gente de la ciudad. De ellos salían los ropajes que resguardaban del frío, las vasijas en las que guardar los alimentos y el agua, las armas y armaduras, etc.

El pueblo llano hacía referencia a la casta más baja de esta jerarquía. En este grupo se podía encontrar gente de oficios varios que se dedicaban a los trabajos más duros.

Economía

La agricultura contaba con una gran importancia económica para esta sociedad. Se practicaba la agricultura de secano y los cultivos fundamentales eran el cereal, el olivo y la vid, fruto del cual se obtiene el vino, así como garbanzos, guisantes, habas y lentejas. Se produjo un avance en cuanto a las herramientas para trabajar el campo.

La ganadería era fundamental en las tribus Íberas. El pastoreo de ovejas y cabras ayudaba a paliar el hambre durante malas cosechas. Se criaron caballos en establos que dieron lugar a la caza y la obtención de pieles y carnes.

La pesca era frecuente sobre todo de atún y caballa.

Los iberos trabajaron también la metalurgia.Convertían el hierro, el bronce, el oro y la plata en distintas herramientas agrícolas, joyas y armas.

Religión

Contaban con animales sagrados como los toros, los linces o los buitres.

Los enterramientos eran ritos de incineración. Se guardaban las cenizas en urnas de cerámica. Las urnas se depositaba en una fosa también conocida como loculum, junto con objetos personales que se considerasen significativos para la vida del difunto. El lóculo, una vez depositadas las cenizas y las ofrendas, se tapaba con un túmulo.
Los Iberos solían emplear grutas o cavernas a modo de santuarios, donde hacían ofrendas a alguna deidad con pequeñas estatuillas llamadas exvotos.

Arte

El arte Ibérico se basaba en la pintura, la escultura y la cerámica, siendo esta última la más representativa.

La escultura poseía sus mejores manifestaciones en obras de piedra y bronce, madera y barro cocido.
Algunas obras escultóricas destacables son la Dama de Elche, la Dama de Baza y la Gran Dama Oferente del Cerro de los Santos.

La pintura se reduce a decoraciones en vasijas y muros de cámaras sepulcrales.

La ciudad Ibérica

Por primera vez en nuestras tierras se puede hablar de verdaderas ciudades que controlan política y económicamente un territorio donde se asientan otros núcleos de población.

Estas fortificaciones estaban ubicadas en cumbres o llanuras, a modo de estrategia defensiva, presentando un trazado urbanístico cuadrangular con grandes viviendas rodeadas por un recinto amurallado. Fuera de estas murallas se encontraban las casas de los que podrían considerarse el pueblo llano, y dentro, las más prestigiosas.

Para construir una casa de empleaban materiales como tierra, piedra, madera y cal. Podían contar con varias plantas.
Los suelos eran de tierra apisonada y los techos consistían en un entramado de cañas sobre el que se disponía una cubierta vegetal.

En algunas construcciones ibéricas se pueden observar pórticos o columnizados, patios y mosaicos.

Los Íberos terminaron abandonando sus asentamientos y adaptándose a la nueva forma de vida impuesta por los Romanos tras su llegada.

Relaciones con otras culturas

Los Iberos recorrieron todo el litoral Mediterráneo haciendose con las tierras desde el sud de Francia hasta el sud de España. La lengua Ibera consiguió extenderse desde la costa hasta el interiór del río Ebro.
Algunos escritos Iberos aparecen sobre materiales como cerámica, laminas de plomo, monedas, ánforas, placas de piedra, etc.

En la actualidad no se ha podido descifrar el lenguaje de esta cultura, debido a su complejidad.

Los Iberos se relacionaban con Fenicios, Griegos, Cartagineses y Romanos.
Con el tiempo fueron influenciándose de estas sociedades a través del contacto con las colonias.
Gran parte del occidente Norte y centro peninsular no pertenece a la cultura Ibera, de pueblos asentados del paleolítico y mesolítico, con grandes grupos de inmigrantes celtas.

Redactado por: Fran, Andy, Ana; GES II



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada